cabecera

Jueves, 28 de Octubre de 2021, a las 10:10

Santa Cruz de Bezana recupera entornos degradados en los hábitats costeros de Soto de la Marina

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El consejero de Medio Ambiente, Guillermo Blanco,  ha visitado las actuaciones llevadas a cabo en este espacio, mediante la subvención de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria

 

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana ha presentado el resultado de las diversas actuaciones llevadas a cabo en el entorno de Soto de la Marina, para prevenir la degradación de sus hábitats costeros. El alcalde, Alberto García Onandía, junto al concejal de Obras y Medio Ambiente, Luis del Piñal, varios miembros de su equipo de Gobierno y el consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, Guillermo Blanco, han visitado la zona para conocer de primera mano el resultado de estas mejoras.

 

Las actuaciones se han centrado en la conservación y acondicionamiento, para uso público, de las sendas conocidas como “Alto de la Casuca” y  de “El Pico del Sol”, ambas en la franja costera de Santa Cruz de Bezana, entre las playas de San Juan de la Canal  y Covachos.

 

Dichos trabajos se han llevado a cabo en colaboración con la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, mediante la convocatoria de la subvenciones de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria 2020.

 

Según ha explicado Luis del Piñal, el principal objetivo de este proyecto era “minimizar los daños provocados por la proliferación de vehículos y la afluencia de visitantes en el frente costero del municipio, con el consiguiente deterioro en el estado de conservación de estos espacios naturales”.

 

Alberto García Onandía ha destacado el interés de este proyecto y ha dicho que “se trata de poner en valor y de proteger nuestro rico patrimonio natural. Tenemos la suerte de formar parte del Parque Natural de las Dunas de Liencres y Costa Quebrada, un espacio que no deja de crecer y revalorizarse entre los amantes a la naturaleza. Somos conscientes del incremento de visitantes y de turistas que ha experimentado la zona, durante los último años, por eso hemos creído que era el momento de actuar, mejorando y protegiendo estos espacios”.

 

Por ese motivo, una de las principales actuaciones recogidas en el proyecto ha sido la limitación del paso de vehículos, excepto autorizados, a la rasa costera. También se ha actuado sobre el camino principal, el cual presentaba ciertos problemas de drenaje e inundaciones, lo que llevaba, tanto a los peatones como a los vehículos, a generar nuevos caminos, afectando a zonas de gran valor ecológico. Para solucionar este problema se han realizado cinco sangraderas transversales a lo largo del camino y se ha instalado un cierre protector para guiar el paso a lo largo de la vía principal.

 

Además, con la instalación de cartelería y paneles informativos se ha tratado de instar a los visitantes a mantenerse en la senda, a extremar la precaución en zonas de acantilados y respetar el entorno del Parque Natural.

 

Guillermo Blanco ha destacado que “la gente que ahora acuda a disfrutar de este fantástico recorrido se va a encontrar con un espacio igual de bonito que antes, pero en el que, además, se han instalado una serie de señales que marcan el camino a seguir, así como con otros paneles informativos que nos van a aportar datos muy interesantes sobre el espacio en el que estamos, algo que siempre supone un valor añadido a la visita”.

 

También se ha creado una zona de estancia para el descanso de los senderistas en un espacio en el que se ha llevado a cabo una importante labor de limpieza, desbroce y tratamiento frente al plumero, al tiempo que se han plantado especies autóctonas que ofrezcan sombra a los senderistas. Se han colocado bancos rústicos de madera y un panel con información sobre la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria, los ecosistemas costeros y los valores geomorfológicos de Costa Quebrada.

 

 

Visto 1090 veces