cabecera

Jueves, 11 de Julio de 2019, a las 14:07

La doctora en Geología y profesora de la Universidad de Cantabria, Viola Bruschi, clausuró ayer el ciclo ‘Ciencia y vivencia. Riesgos geológicos y sociedad’

Escrito por Boxer
Valora este artículo
(0 votos)

La doctora en Geología y profesora de la Universidad de Cantabria, Viola Bruschi, clausuró ayer el ciclo ‘Ciencia y vivencia. Riesgos geológicos y sociedad’ que se ha celebrado en el Aula Ambiental Costa Quebrada, en Soto de la Marina. Bajo el título ‘El Vajont, Bruschi puso el foco en los efectos producidos por la mala gestión del territorio y sus consecuencias. “La sociedad es actualmente el principal agente modelador del paisaje e interviene modificando algunos de los factores que controlan los aspectos naturales, por lo tanto es muy importante poder estimar las posibles respuestas del sistema natural a dichos cambios”.

 

La conferencia contó con la proyección de la película ‘El Vajont’ de Renzo Martinelli, un film que recrea una de las mayores tragedias de la historia, la presa de Vajont, en el norte de Italia, todo un hito de la ingeniería que en 1963 un deslizamientos de tierras provocó  una ola gigante que arrasó pueblos y provocó la muerte de casi 2.000 personas.

 

“Esta película nos permite reflexionar sobre la vulnerabilidad de la sociedad ante procesos naturales, cuando el conocimiento de los mismos no resulta exhaustivo y no se tienen en cuenta todos los factores condicionantes”, explica Bruschi. Accidentes como éste serían hoy en día bastante improbables. “Actualmente contamos con herramientas de análisis para simular ciertos tipos de procesos con lo que es más previsible lo que podría pasar, más controlable y sobre todo ahora hay planes de seguridad. Sucesos como el de la presa de El Vajont, si volviese a pasar y lo excluyo, no supondría ese número de víctimas”, señala.

 

Bruschi asegura que este desastre, acaecido en un momento de posguerra en la que Italia quería recuperar la confianza con la construcción de la presa más alta del mundo, “representó un antes y un después en el ámbito de la construcción de embalses. En ese momento no se tuvieron en cuenta claras evidencias de instabilidad y primó el aspecto económico y social sobre el de la seguridad”.

 

Para evitar que sucesos como éste se repitan, Viola Bruschi insiste en la importancia de identificar, analizar y evaluar los procesos geológicos y las áreas afectadas por los mismos. “Debido a los condicionantes geológicos de un determinado territorio no todas las áreas son adecuadas para cualquier tipo de actuación. Los conocimientos sobre procesos pasados y procesos activos son fundamentales para una correcta planificación territorial”, insiste.  Además, recuerda que “donde ha habido un deslizamiento es bastante fácil que se produzca otros o que se reactive en determinadas circunstancias, por lo que es una llamada de atención que debe tenerse en cuenta”.

 

En el caso de Cantabria, la profesora subraya que es una región muy lluviosa y todos los años hay pequeños desprendimientos, “es algo muy típico aquí, por lo que debería haber más conocimiento cuando se va a actuar sobre el territorio”.

 

Visto 591 veces Modificado por última vez en Jueves, 11 de Julio de 2019, a las 14:07