Sancibrián

Ermita de San Cipriano

Sus orígenes se remontan, cuando menos, al siglo XV ya que hay constancia de ello en documentos de 1427. Sin embargo la actual es herencia de la remodelación de 1776, la cual queda certificada en la inscripción del dintel de la puerta. Posteriormente en 1865 se produce una importante reconstrucción del monumento en la que se hacen diversos añadidos como el altar que es de nueva planta y la ampliación de su mitad al tiempo que la sacristía es adosada al muro sur. Por lo demás, su estructura es muy sencilla tratándose de una nave con cubierta a dos aguas y una portalada de la misma longitud añadida en la última remodelación llevada a cabo recientemente. Es una iglesia de escasa altura, lo cual queda patente en la ausencia casi total de vanos. Pese a ello es una iglesia bastante bonita y acogedora, lo cual ha aumentado en los últimos tiempos al habérsele dotado de un bello entorno.

arqreligiosa16
Exterior de San Cipriano.

Mención especial merece la imagen de la Inmaculada Galeona, obra de escuela castellana del s. XVII y que ha sido restaurada recientemente con lo que el visitante que la contemple, puede volver a apreciar sus vivos colores y con ello darse cuenta del gran valor artístico de esta talla, tal y como fue concebida.

arqreligiosa17 Talla policromada de la Virgen Galeona s. XVII.
Fotografía cedida por D. José Antonio Cavada.

Última actualización el Lunes, 30 Abril 2012 08:34

Volver