UA-59404685-1

Maoño

Arquitectura religiosa - Maoño

Iglesia de San Vicente

Situada al igual que la de Azoños en las afueras del pueblo, esta iglesia representa el testigo actual de lo que es un antiguo centro de culto que bien podría remontarse al siglo XII donde en diversos documentos se la asocia a San Pedro de Escobedo, lo cual, explicaría su ubicación.
La obra está elaborada en mampostería y sillar (presente en arcos, vanos y pilastras) configurando una típica planta de cruz latina cuyos muros sustentan un tejado a tres aguas. La sensación que logra transmitir es la de gran robustez al tiempo que esbeltez y belleza lo que contribuye a aumentar el paraje verde que la rodea.

arqreligiosa1 Iglesia de San Vicente

Pero quizás la sorpresa más grata que se lleva quien por primera vez la visita es la producida una vez en su interior, ya que la bóveda nervada y el bello retablo que data de 1730 (sufragado en su día por D. Diego de Torre-Tagle) forman un bello conjunto magnificado por la presencia de la hornacina central que aloja la preciosa talla de la Virgen elaborada en el siglo XVI y puesta en ese lugar su descubrimiento cuando recientemente se acometían unas obras de reparación.

Las tres calles del retablo presentan imágenes de S. Vicente a la derecha de la Virgen y de S. José y el Niño a su izquierda. Otra característica de este magnífico retablo es que el espacio de cada imagen está inscrito en un marco arquitectónico profusamente adornado y en el que el orden clásico predominante es el corintio.

arqreligiosa2jpg arqreligiosa3
Retablo. 1730 Detalle de la bonita talla policromada que adorna el centro del retablo. S.XVI

A los laterales de la nave podemos observar otras dos maravillosas imágenes de S. Antonio de Padua y la Virgen del Rosario, mientras que en el lado del Evangelio encontramos la capilla de S. Francisco y S. Diego de la que en documentos de la época ya se habla cuando citan a un tal D. Pedro de Escobedo como su patrón, hablamos del año de 1679.

Ermita de San Mateo

Nos encontramos ante una de las ermitas más antiguas del municipio. Su construcción data de 1693 como así lo atestigua la inscripción que hay en la fachada y que ya borrada en parte se puede leer "...Melchor de la Portilla, mayordomo. Año 1693."

arqreligiosa4
Detalle de la inscripción sobre el frontispicio.

La estructura de la obra es muy simple, de un solo volumen ya que elementos como la sacristía y el portalillo de la fachada sur son recientes añadidos. Antes de acceder a su interior por el oeste nos damos cuenta de que su fachada está realizada completamente en sillar, estructurada en dos plantas divididas por un friso en el cual se halla la inscripción. En la planta inferior se encuentra la puerta, un arco de medio punto flanqueado por un marco arquitectónico decorativo que representa dos pilastras con acanaladuras y sencillos capiteles; la planta superior, coincidente con la división interna a la altura del coro, presenta una hornacina estriada a modo de concha de peregrino, no en vano, por aquí transcurre el Camino de Santiago. En esta hornacina hoy en día se puede observar la nueva imagen de San Mateo ya que la antigua desapareció durante la contienda civil. Al igual que la puerta la hornacina se encuentra enmarcada arquitectónicamente por similares pilastras con una cornisa rematada por una cruz y sendas pirámides de bolas. Coronando la fachada principal, se alza la espadaña de sencilla factura acorde con el resto del templo.

arqreligiosa5
Fachada oeste.

El interior de la ermita está sobriamente decorado. El acceso al altar se efectúa a través de un gran arco de medio punto en el que se pueden observar las dovelas y la línea de imposta. Sobre el altar una bóveda nerva

Última actualización el Lunes, 30 Abril 2012 08:34

Volver