Casonas

Casonas

Nuestro municipio se distingue por la presencia en él de casonas solariegas pertenecientes a antiguos linajes locales que hicieron su fortuna, en la mayoría de los casos, gracias al comercio con Indias (ss.XVI-XVII-XVIII) y que coincide con un auge de la actividad portuaria de Santander, ciudad que gracias al camino de las lanas y harina de Castilla ve cómo florece una importante burguesía de comerciantes que invierte grandes sumas de dinero en obras diversas y, cómo no, deja muestras en su patrimonio arquitectónico que han perdurado hasta nuestros días en forma de grandes casonas y fundaciones religiosas.

En lo que hace a nuestro municipio hay que destacar diversas casonas repartidas por las localidades de Maoño, Sta. Cruz de Bezana y Soto de la Marina, si bien, en pueblos como Mompía o Prezanes tenemos ejemplos de arquitectura montañesa de finales del XIX.
En primer lugar podemos destacar por sus dimensiones y belleza el conocido como Palacio de los Mancebo conocido también como Palacio de Hondal en Soto de la Marina, erigido por entero en sillería. Una casona que consta de tres volúmenes repartidos de la siguiente manera: un cuerpo cuadrangular con tejado a cuatro aguas separa dos torres más altas, en total podemos establecer dos alturas para el cuerpo central y tres para las torres, en ambas la planta central posee un balcón levantado sobre ménsulas simples. Bajo la cornisa de cada una de las torres encontramos perfectamente conservados dos blasones.

casonas1
Palacio de los Mancebo

Siguiendo la carretera que nos lleva a la Canal podemos detenernos a contemplar otro bonito ejemplo de arquitectura civil de los ss. XVII-XVIII; se trata del solar de los Castillo-Rusoto y Pedrajo, hoy sede del liceo "San Juan de la Canal". El linaje lo fundan D. Sebastián del Castillo y Tesillo y Dña. Francisca de Rusoto, cuyos hijos, D.Antonio y D. Juan recibirán el título de caballeros de la Orden de Santiago en 1701.

Desde el exterior podemos apreciar un recio monumento que consta de un único volumen repartido en dos alturas y tejado a cuatro aguas. en la planta inferior se abren dos

arcos de medio punto separados por una pilastra y, sobre ambos, una balconada con tres vanos y rematada por un magnífico blasón con las armas de la familia; consta el escudo de velmo emplumado, volutas, leones rampantes flanqueándolo y dos imágenes inferiores acostadas, en su conjunto los componentes heráldicos reflejan la importancia que tuvo esta familia en su pasado y se puede asegurar que junto con el blasón de los Torre-Tagle de Maoño es el ejemplo más bonito de trabajo sobre piedra que encontramos en el municipio.

casonas2
Casona de los Castillo-Rusoto y Pedrajo

 

Poco más adelante de la anterior casona encontramos la que fue residencia de D. José de Escandón Helguera (1700-1770) fundador y gobernador del estado de Nuevo Santander en Méjico, caballero de Santiago y Conde de Sierra -Gorda. En su andadura americana tiene tiempo para fundar hasta 24 poblaciones a las que adjudica topónimos propios de su tierra por lo que encontramos nombres como Soto de la Marina, Camargo, Revilla, Laredo, Reinosa, Güemes, Santander y Santillana, entre otras.

La casa actual está muy modificada con respecto a lo que era el solar original por lo que ha desaparecido la portalada y siendo modificada la fachada hasta el punto de que el escudo familiar queda dentro del mirador situado sobre la puerta, pero podemos observar una reproducción de éste en el monolito situado junto a la ermita de San Juan de la Canal.

casona3
Bella estampa de la fachada de la casona ubicada en el Bº Toraya

En la capital del municipio tenemos dos bellos ejemplos de casona. Ambas son de edad parecida a las de Soto de la Marina aunque en este punto no se ha podido precisar de forma feaciente y rigurosa ya que existen numerosas lagunas en su historia. Comenzamos por la situada en el Barrio de Toraya. Antiguamente su estructura era muy similar a la de las torres de Soto ya que en origen constaba de tres cuerpos, uno central y dos laterales más elevados perdiendo su flanco izquierdo (según miramos la fachada) y conservando los otros volúmenes; aún con todo esta casona es de dimensiones más reducidas que la citada de Hondal. Consta de dos alturas y un ático en su torre derecha. En el cuerpo central está la planta baja con arco de medio punto y que da acceso a la casa, sobre él una ventana a modo de balcón truncado ya que no posee voladizo, todo el conjunto está elaborado con materiales de calidad destacando los sillares de vanos, esquinales y arcos que destacan sobre el enlucido de los muros.

casonas4
Cilindros para las parras Bº de la Reina Bezana.

Poco más abajo y siguiendo el camino que nos lleva al Bº de la Reina nos encontramos, en primer lugar, con unos gruesos cilindros de mampostería que en su día sirvieron para enredar las parras de las que se obtenía el famoso chacolí, vino muy apreciado en toda la Cornisa Cantábrica. Junto a éstas se encuentra la casona de los Puente de Bezanilla solar edificado en las postrimerías del s.XVI y que muestra una bonita estampa al estar enclavado en un paraje rodeado de verdes prados.
Esta casona posee una portalada sencilla elaborada en sillería y con presencia de arco de medio punto con línea de imposta cincelada formando en conjunto un sencillo alfiz. A ambos lados del arco se encuentran los escudos de armas del linaje Puente de Bezanilla.

Dentro del recinto observamos varias construcciones anejas. La principal se distingue del resto de edificios similares ya que carece de arco de acceso al interior y, en su lugar, encontramos un largo dintel sostenido por una columna de sencilla factura.

casonas5 casonas6
Detalle de la portalada de la casona de los Puentes de Bezanilla
Detalle del reloj de sol. Casona Torre-Tagle.

En el lugar de Maoño tenemos perfectamente conservadas tres casonas, estando dos de ellas habitadas en la actualidad, lo que contribuye a su mantenimiento y embellecimiento. En primer lugar citaremos la casa de los Torre-Tagle. Importante linaje ligado a la corte en donde encontramos a D. Pedro de Torre-Tagle, D. Francisco de Torre-Tagle Herrera y D. Pedro de Torre-Tagle Ceballos, desempeñando diversos oficios administrativos. Hay de decir que la familia es oriunda de Tanos, encontrándose vínculos con los Torre-Tagle de Santillana del Mar y con la casona de Tudanca.

casonas7
Magnífica portalada de la casona Torre-Tagle

La portalada de bella factura y elaborada enteramente en sillar, se engalana con un bonito blasón que recoge las armas de los Torre-Tagle y Ceballos.

Este escudo está formado por un yelmo sobre el que descansan dos querubines, otros dos se encuentran rodeando las armas y disimulados entre los lambrequines. Al pie del escudo asoma una pequeña cabeza, detalle éste similar al que se encuentra en el blasón de los Castillo-Rusoto y Pedrajo que anteriormente veíamos en Soto de la Marina. En la bordura se nos presenta una leyenda que reza lo siguiente "Tagle que la sierpe mató y con la infanta casó".
En el interior del recinto observamos una doble arcada de sillar con la forma clásica de las elaboradas en la región (algo achatados en su parte superior), sobre éstos se encuentra una hermosa balconada de madera con trabajados canecillos al igual que los del alero; todo el conjunto se remata con un tejado a dos aguas.
En su fachada sur aún se vislumbra el reloj de sol, herencia de 1765 y que todavía conserva su bella factura.

casonas8 casonas9
Fachada de la casona de los Torre-Tagle
Escudo de los Torre-Tagle

Casa de los Portilla. Situada sobre un pequeño promontorio que domina una bella panorámica sobre la iglesia de S. Vicente y una amplia zona de Maoño, esta casona fue lugar de asentamiento de los De la Portilla (s.XVIII). A esta familia pertenecieron ilustres personajes como D. Benito De la Portilla Tocos, caballero de la orden de Santiago (en 1669) y gobernador de las provincias de Zangano y Asillo pertenecientes al Virreinato del Perú.

casonas10
Casa de los Portilla

Accedemos al interior de la finca a través de una portalada de austera pero a la vez bella factura, que consta de arco de medio punto con línea de imposta flanqueado por dos pilastras decorativas. En su parte superior hemos de hablar del espacio central dedicado al escudo familiar que desafortunadamente no existe al igual que sucede con el interior. Bordeando el escudo y de un extremo a otro de la portalada los sillares ofrecen una decoración estriada. En su extremo superior izquierdo aún se puede ver un reloj de sol.

La casa que no ha sufrido modificaciones, conserva aún una doble arcada de medio punto, siendo todo el conjunto de la planta inferior de sillares. En la segunda planta y sobre la arquería existe un balcón sobre ménsulas con una balaustrada de hierro forjado.

casonas11
Portalada de los Molleda

Casa de los Molleda. Ubicada también en Maoño (Bº de la Jaya) junto a un monte y rodeada de prados ofrece al visitante su bonita estampa, la cual aumenta cuando comprueba el gusto con el que sus propietarios la han reformado respetando su línea original. 

A su lado pasa el camino que lleva hacia las peñas.

Última actualización el Lunes, 30 Abril 2012 08:34

Volver